¿Cómo limpiar biberones?

Aunque limpiar biberones es bastante sencillo, puede que la ansiedad por hacerlo bien te haga dudar. Pero no te preocupes, ni gastes más tiempo del necesario limpiando biberones tomate unos minutos para leer esta información.

Anteriormente, los pediatras aconsejaban esterilizar los biberones antes de cada toma. Pero desde hace un tiempo, esta recomendación ha cambiado un poco.

Algunos indican que solo debes esterilizarlos antes de usarlos por primera vez y luego basta con lavarlos después de la toma y aclararlos muy bien para eliminar restos del lavavajillas. Esto aplica, si la calidad de agua que llega por el grifo está bien tratada, lo que varía según sea el país.

Otros indican que debes limpiarlos y esterilizarlos constantemente durante los primeros meses de vida, por lo menos hasta los 4 meses. Pero mientras te aseguras que tu hijo ha fortalecido su sistema inmunológico, sigue los consejos que te daremos a continuación.

Antes de limpiar biberones

Para garantizar la máxima higiene, antes de limpiar o esterilizar los biberones del bebé, es importante lavar muy bien tus manos para evitar que contamines las superficies del biberón.

También debes recoger restos de comida o suciedad de las superficies donde vas a colocar los biberones una vez que los limpies.

Guía para limpiar biberones correctamente

Una vez te hayas limpiado muy bien tus manos y preparado el lugar donde colocarás los biberones limpios, debes realizar la siguiente rutina:

  • Separar todas las piezas desmontables del biberón, incluida la tapa que vas a limpiar y lavarlas muy bien con agua, detergente y estropajo o cepillo.
  • Mientras limpias, debes frotar bien todas las superficies del biberón, sin olvidar la rosca, y los bordes interiores del biberón y de la tetina para eliminar cualquier resto de leche que pueda quedar en el biberón y que pueden contener microorganismos que se reproducen con mucha facilidad.
  • Posteriormente, enjuagar los objetos con suficiente agua corriente, si es caliente mucho mejor. Para eliminar el detergente debes usar suficiente agua, preferiblemente caliente, para aclarar bien.

Te aconsejamos utilizar detergente suave para chupetes, biberones y tetinas, acompañado de cepillos especiales, para limpiar con cuidado, y así evitar que materiales muy duros puedan desgastar o dañar la silicona y el plástico.

Cuando uses desinfectante, nunca dejes los chupetes y biberones en contacto con dicha sustancia durante más tiempo del recomendado, ya que esto puede debilitar las piezas del biberón.

No uses limpiadores anti bacterias, corrosivos, limpiadores concentrados u otras soluciones químicas, porque todas estas sustancias se pueden adherir a las superficies plásticas e intoxicar a tu bebé, si no las eliminas correctamente.

¿Cómo secar biberones?

La mejor forma de hacerlo es sacudirlos para eliminar la mayor cantidad posible de agua. Luego colocar todas las piezas por separado y boca abajo, sobre papel seco de cocina o una toalla limpia. Esto permite que vaya absorbiendo el agua que va cayendo mientras se seca al aire.

Debes usar una toalla de cocina totalmente limpia, cuidando de que no toque la parte interior del biberón para no contaminarlo. Para la parte exterior del biberón, puedes secarlo con la toalla con la que secas los platos de la cocina.

Mientras secan todas las partes del biberón puedes cubrirlas con una toalla limpia o un recipiente que sirva de tapa, así reduces el riesgo de que algún insecto ensucie el biberón antes de usarlo.

No hay que guardar los biberones con todas las piezas encajadas (recipiente, tetina, disco de seguridad y tapa) hasta que estén bien secos, para evitar la proliferación de bacterias y gérmenes en las superficies donde se acumule agua.

Uso del lavavajillas

Es una buena opción de limpieza debido a que un lavavajillas tiene varios ciclos de temperaturas altas que dejan los biberones como nuevos. Lo único que tenemos que tener en cuenta es que el biberón quede fijo dentro, para que el lavado cubra todas las superficies. Solo checa y elimina restos de leche que se hayan adherido a las superficies del biberón.

¿Cuándo debo esterilizar biberones?

No siempre debes aplicar esterilización a los biberones, esto se recomienda durante los primeros meses de vida de tu bebé mientras se va fortaleciendo su sistema inmunológico.

Lo más recomendable es esterilizar cuando el biberón está nuevo, durante los primeros 4 meses del bebé. Especialmente, si el bebé es prematuro o cuando tu pequeño sea muy propenso a enfermarse.

El resto de veces basta con fregarlo bien y aclarar con agua caliente, siempre que el agua de grifo esté debidamente tratada para eliminar microrganismos. Este proceso puede tomarte entre 5 y 10 minutos.

¿Con qué le quito el sarro al biberón?

La mayoría de biberones actuales son bastante anchos. Su diseño trata de emular la succión que el bebé hace al tomar el pecho, esta característica facilita el lavado y en muchos casos no hace falta cepillo.

No obstante, si no podemos llegar completamente a todas las zonas interiores del biberón o la tetina, podemos hacer uso de cepillos especiales para limpiar biberones que eliminan fácilmente restos de leche.

Esto es muy importante porque una vez preparada la leche, los microorganismos empiezan a multiplicarse de manera exponencial. Así que no debe quedar nada de leche adherida dentro de los biberones.

¿Consejo para padres?

Limpiar bien los biberones del bebé después de cada uso es la mejor manera de hacer un lavado rápido y evitar la proliferación de microorganismos en su interior, debido a que no hay tiempo de que los  residuos de leche se adhieran fuertemente a las superficies internas del biberón y la tetina. Salvo casos especiales que te mencionamos anteriormente, no es necesario esterilizar.

Un video complementario

Si deseas ver más detalladamente cómo limpiar y desinfectar biberones, checa el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=qwAHL7YUU4k

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

0