Sacamocos Bebes - Aspirador nasal

Un aspirador nasal sacamocos es primordial para cuidar las vías respiratorias de tu bebé y prevenir enfermedades como la otitis, infecciones en la garganta o en bronquios. Tu bebito logrará respirar bien, sin ahogos, y dormirá libre de molestias.

Mostrando todos los resultados 8

Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0

Ventajas de tener un aspirador nasal

Todos los años miles de bebés contraen gripe, sobre todo en meses de invierno.

Pero con las herramientas correctas se pueden minimizar consecuencias como la flema en pulmones y fosas nasales. Veamos algunas ventajas de contar con un sacamocos.

  • Respiran mejor. Tu bebé logrará descansar y reducir los síntomas de la gripe.

Será un verdadero alivio para ti como mamá ver cómo tu retoñito puede descansar sin congestión nasal.

  • Reduce el riesgo de infecciones y síntomas molestos. Un aspirador de mocos minimiza dificultades como la tos, infecciones en el estómago, los oídos, y reduce el riesgo de contagio por secreciones nasales.

Tu hijo puede sentirse irritado por los malestares del resfriado común. Cuando los síntomas se atacan los niños logran, no solo respirar mejor, sino tener mejor ánimo y mayor tranquilidad.

  • Son prácticos. Son fáciles de llevar y su diseño ergonómico permite que tu niño sienta pocas molestias en la nariz.
  • Higiénicos. Son dispositivos de gran utilidad si se sigue una buena limpieza y cuidado de él, generalmente solo tendrás que hervir el dispositivo y dejarlo secar.

Tipos de aspiradores sacamocos

Existen diversas aspiradoras para limpiar las fosas nasales de tu hijo. Veamos cuáles son y qué características tienen.

  • Aspirador nasal de cánula. Las cánulas nasales son tubos que funcionan como transporte de oxígeno humidificado para hidratar los orificios nasales mediante suero fisiológico pediátrico.

Tiene un uso muy intuitivo y es fácil de limpiar, tan solo debes lavar con agua tibia y dejar secar. Suelen ser de plástico rígido y silicona.

  • Con formato de pera. Aspira los moquitos mediante la acción de una bomba de goma que debe ser apretada lentamente.

Estos artículos tienen forma de gota y son recomendadas para mucosidades ligeras, pues no sacan por completo las flemas.

  • Sacamocos eléctrico. Son limpiadores de mocos eficientes, seguros y potentes. Algunos cuentan con pantalla LCD para vigilar la fuerza de succión, son fáciles de limpiar, recargables y silenciosos.

Un ejemplo de este es el Clear Baby de Graco, porque permite limpiar la nariz congestionada de tu bebé de forma segura.

  • Pinzas nasales. Cuando las secreciones empiezan a endurecerse es necesario retirarlas con cuidado. Estas pinzas logran el objetivo de forma segura y rápida.

Son puntiagudas, pero no rompen la piel de tu bebé gracias a sus puntas redondeadas.

¿Cuál es el mejor aspiramocos para tu pequeño?

A continuación, te mostramos algunos parámetros que puedes seguir al comprar un aspirador nasal.

  • Aspiración eficaz. La extracción de mocos puede ser eléctrica, y manual como en el caso de las cánulas nasales y las peritas.

Sin embargo, estos últimos son buenos para la aspiración, pero suelen ser molestos para los bebés. Por otro lado, los aspiradores nasales eléctricos son más rápidos y efectivos.

Los hay con baterías y cada vez son mejorados para que sean silenciosos, y los hay más grandes, pero poco prácticos para llevar de un lado a otro por su tamaño.

  • Limpieza fácil del aspirador. Existen en el mercado aspiradores nasales desmontables que brindan mayor seguridad a tu nene porque pueden limpiarse todos los espacios dentro de él.

También están aquellos sacamocos que pueden meterse en agua hirviendo para eliminar los focos de infección.

  • Materiales duraderos. Por lo general son de plástico rígido, y muy resistentes.

Sin embargo, se debe evitar materiales como el policloruro de vinilo y el Bisfenol A, ya que generan, según algunos estudios, mareos, somnolencia y otros efectos tóxicos.

  • Tamaño. Deben tener una boquilla o pipeta que se ajuste correctamente a las fosas nasales del bebé, aunque es un proceso rápido la idea es que se sienta lo más cómodo posible.
  • Existen diferentes modelos, marcas y precios de aspiradores nasales, solo debes evaluar los factores anteriores para elegir el mejor.

Cómo usar un limpiador de flemas en tu bebé

Usar un limpiador de secreciones nasales de forma correcta no es muy difícil, solo debes seguir los siguientes pasos:

Utiliza la ayuda de un tercero. Tu bebé debe permanecer inmóvil para no lastimar sus orificios nasales.

Si es un aspirador manual solo debes apretar la pera antes para sacar todo el aire, y luego succionar al estar dentro de la nariz.

Si es un aspirador eléctrico el proceso se reduce a la acción de un botón. Y en caso de tener que usar un bulbo o manguera, debes aspirar suavemente.

Al finalizar sigue las instrucciones de limpieza y pasa a guardar hasta la próxima vez.

Esperamos que esta información haya sido de utilidad para ti.

0