Gafas de Sol para Bebes

Mostrando todos los resultados 8

Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
0

Sabemos que los bebés son más sensibles a los factores ambientales externos, como los rayos UVA y UV del sol, los cuales aumentan en la temporada de verano, sobre todo en estos tiempos de cambio climático.

Por esta razón, el uso de gafas de sol para bebés, se hace necesario porque limita el daño que pueden ocasionar los rayos solares al penetrar los ojos de los pequeños.

Aunque para algunos es solo una moda, para otros es un accesorio necesario para la salud visual del bebé.  Lo cierto es que, en la medida de lo posible debemos proteger a nuestros hijos todo lo posible de las radiaciones que pueden afectar su salud ocular.

Toma en cuenta que debes conocer la edad para su uso, la más recomendada es a partir de los dos años y medio.

De ser así puedes optar por un modelo apropiado, ni muy grande, ni muy chico, para evitar que se las quiten o las tiren al suelo con frecuencia.

A continuación te invitamos a que cheques las siguientes características.

Características recomendadas para la compra de gafas para bebé

Al momento de comprar las gafas para tu bebé, debes tener en cuenta lo siguiente:

Material

Puedes buscar gafas de plástico muy duro o plástico flexible, que es liviano y tiene buena resistencia a las caídas. También comprueba que el material no es tóxico porque puede ocasionar riesgos a la salud, si el bebé se las introduce en la boca.

Bisagras

Toma en cuenta las bisagras porque existen modelos que amplían el ángulo más de 90 grados, lo que es muy bueno para aguantar la manipulación de los niños.

Esta característica hará que las varillas laterales sean flexibles y se abran hacia el exterior porque se ajustan a la cabeza del bebé sin presionar demasiado, y al mismo tiempo evitan roturas si el bebé jugando las abre más de lo debido.

Homologación

Verifica que cuenten con la marca CE (Comunidad Europea), esto te indicará que las gafas han pasado un mínimo de calidad. También puedes comprarlas en una óptica o tienda de confianza como una garantía de calidad.

Cristales

Confirma que las gafas protegen frente a la luz visible y la radiación ultravioleta (UVA y UVB) con filtros al 100%. Para ello, puedes escoger cristales de policarbonato UV-400 o cristal orgánico y el color que mejor funcione para las actividades al aire libre que realizara tu bebé.

Adaptación al rostro

Las gafas deben adaptarse perfectamente a la cara del bebé. No debe quedar hueco entre la pequeña nariz y la montura de la gafa porque muy probablemente se resbalaran. Para ello, las gafas pueden contar con un puente anatómico que sea cómodo, y evite que se corran.

Cintas de sujeción

En caso de bebés muy pequeños, puedes incorporar cintas de sujeción para que sostengan las gafas y las lleven puestas por más tiempo.

Cabe destacar que, si el niño ya lleva gafas correctoras, le será más fácil mantenerlas puestas. En este caso, puedes elegir gafas con lentes foto cromáticos que aclaran y oscurecen a medida que inciden sobre ellas los rayos ultravioleta.

Y si todavía tienes dudas sobre el uso de gafas para tu bebé, ellos pueden usarlas de manera equilibrada durante exposiciones muy intensas al sol.

Recuerda que debes asegurarte de que los cristales que presentan son de calidad comprobada, no sea que por querer proteger a tu bebé le ocasiones un daño al usar accesorios de dudosa procedencia.

0